Como a cualquier criatura, a Máxima le encantan los mimitos.

Much@s, habéis visto el proceso de cuando Máxima llegó a ahora.

Cómo he conseguido que Máxima se deje mimar y que disfrute hasta este punto, además de todas las personas que venís a decirla cosas bonitas, acariciarla, peinarla, ella tiene un espacio amplio para moverse y desfogar, juguetes con los que entretenerse y sobre todo, mucho cariño.

Por eso, Máxima y yo, os damos las gracias a tod@s los que venís a vernos cargad@s de amor y buena energía.

Os animo, a l@s conefamilias, que no desesperéis, hay criaturas que necesitan más tiempo y dosis más grandes de mimitos.

Para lo que necesitéis, aquí estoy, en Dardipet.