Y con la emoción del concierto, Vicente, perripapi de Boss, se vino arriba y nos deleitó con esta preciosa poesía.

Gracias Vicente!