UNA HISTORIA DE AMOR

Copi, para los amigos Copito.

Bichón maltés de tres años. Vive junto a sus amig@s animales Suerte, gato amoroso, Punky, cobayo amoroso, Duquesa, gatita linda y su perrifamilia humana, Mª Carmen, Juarez y Estefanía. ¡Lo cuidan, como oro en paño! Gracias a sus buenos cuidados, ha podido salir de una operación, de, ¡me quedo paralítico de cintura para abajo o me recupero!

Un día, se acostó y al despertar no podía mover las patitas de atrás. Al ser domingo, no sabían dónde había un veterinario de urgencias. Investigaron con un nudo en el estomago del susto. Encontrando, Veterinarea Los Negrales.                                             Salieron para allá, volando. En cuanto llegaron, los profesionales se pusieron manos a la obra, haciendo todo tipo de pruebas para dar con el motivo de su parálisis. Cuando obtuvieron los resultados, vieron que Copito, tenía una ¡hernia discal!, afectando gravemente a la médula, pudiéndose quedar paralítico, de cintura para abajo. Rápidamente, contactaron con Vetsia, especialistas en neurocirugía. Volvieron a hacerle pruebas y pruebas, antes de meterlo en quirófano, para asegurarse bien de todo.  Al conocer los resultados, urgentemente lo ingresaron para operarlo. Así se hizo, lo operaron.

Después de dos días ingresado, su perrifamilia, yendo a verlo, mimarlo y animarlo, lo llevaron a casa. Los profesionales de Vetsia, fueron optimistas con la recuperación que le esperaba y de cómo había ido la operación.                                                           Estuvieron yendo a revisiones, durante dos meses, realizando la rehabilitación en casa, con mucho cariño, que consistía en que estuviese en reposo (tarea difícil, para un perro joven y activo).

Pasaron los dos meses y por fin, después de mucho trabajo emocional y físico para tod@s, con mucha alegría, le dieron el alta. Poco a poco, fue mejorando, hasta que un día, empezó con dolores, sin razón aparente. Volvieron a Vetsia, donde les atendieron de maravilla y repitieron las pruebas y demás comprobaciones a Copito. Ante su asombro y disgusto, por Copi, el veterinario les dijo, que otra vez, había que operarlo urgentemente.                                                                                                                 Teniendo en cuenta, la gravedad del asunto y alto coste de la situación, el veterinario, les comentó, que aun que no lo creyeran, hay gente que los sacrifica, por no poder o no querer pagar y atender a su compañero peludo.                                                                 La familia de Estefanía, perrimami de Copito, no dudaron en hacer lo que fuera necesario para el bienestar de Copi. Como era de menor gravedad que la primera operación, les derivaron a Veterinarea (Los Negrales). Se desplazó un cirujano desde Vetsia, expresamente para operar a Copi. De nuevo, reposo en casa, revisiones periódicas y sobre todo, muchos mimitos.

Hoy, Copito disfruta de una vida plena y corre feliz jugando con sus amigos, gracias al tesón y fuerza de su perrifamilia.

 

Aun que está casi recuperado, Estefanía, sigue haciendo ejercicios en casa, en una piscina que instalaros, expresamente para poder hacer una rehabilitación más completa en casa.

Este es el caso, donde el amor y el esfuerzo incondicional de Mª Carmen, Estefanía y Juarez, han conseguido que Copi, Copito para los amigos, siga disfrutando de una vida plena y feliz.

Quieren dar las gracias a su familia, que les ha apoyado en todo momento y a los profesionales, que sin ellos, no hubiese sido posible, ver a Copito, (en los vídeos se aprecia su cara de felicidad), jugar, saltar y disfrutar de su perrifamilia y de la vida.