L@s conej@s son muy buen@s compañer@s, porque se adaptan bien a un ambiente interior. Sin embargo, cuando vives con un@ o vari@s, es importante saber cómo manipularl@s de forma segura. L@s conej@s tienen patas traseras muy musculares y potentes, así que, cuando patean con ellas, hay un gran riesgo de que se lesionen la columna vertebral o la espalda. No es difícil manipularl@s de forma correcta y segura, solo tienes que aprender cómo. Espero que os ayude y lo explique bien. Cualquier duda, por favor, no dudéis en preguntarme.

Manipular a un/a conej@:

Ayuda a tu compañer@ conej@ a ponerse cómod@ para que lo manipules, acariciándolo suavemente.

Empieza con intervalos cortos e incrementa el tiempo con el/la conej@. Considera colocar un buen plato de verduras de hoja para que coma mientras lo acaricias para disminuir cualquier potencial de ansiedad.

bien sujeto

No hagas movimientos bruscos ni sonidos que puedan alarmarl@. Sé liger@ y reconfortante cuando lo/la acaricies. L@s conej@s son presas de otros animales, así que cuando se sienten amenazad@s, corren a esconderse si pueden.

Siéntate en el suelo para minimizar tu tamaño y evitar alzarte sobre el/la conej@.

Debes saber cómo coger y levantar a un/a conej@:

mal

Nunca levantes a un/a conej@ por las nunca asiorejas, el cogote, las patas o la cola. L@s conej@s son muy delicad@s y podrías lesionarl@s severamente si los manipulas incorrectamente. Agarrar las extremidades, la cola o las orejas del conejo ocasionará que reaccione alejándose o asustandose. Hacerlo puede ocasionar una fractura o una dislocación o desgarro del músculo y el tejido blando subyacentes.

 

 

A un conejo que recién haya llegado a una casa lo deben levantar y sujetar solamente los adultos al principio. Los niños pueden acariciar al/la conej@ cuando esté en el suelo o mientras esté en el regazo del niño (o del adulto) sentado en el suelo.

conejo acariciadoMantenerl@ cerca del suelo por un tiempo es una buena medida preventiva. Si el/la conej@ intenta escapar, no se caerá de una gran distancia ni será posible que se lesione.

 

Practica colocar la palma de tu mano debajo del pecho del conejo, levantar suavemente sus patas delanteras del suelo y luego posarlo de nuevo. 

Recompensa a/la conej@ después con una golosina o un poco de pienso. Esto le/la ayudará a acostumbrarse a la sensación de que l@s cojas o eleves.

Usa dos manos para manipular al/la conej@.

Coloca una mano debajo de su pecho y otra bajo su trasero. La posición debe ser cómoda tanto para ti como para el/la conej@. Asegúrate de tener un agarre firme (pero no apretado) sobre el cuerpo del/la  conej@ de forma que no salte de tus manos cuando lo levantes.

Asegúrate de contener las patas traseras de forma segura manteniendo la mano sobre los cuartos traseros y apretujando las patas traseras hacia la cabeza del/la conej@. Recuerda, estás sujetando las patas traseras de forma que apunten hacia adelante, hacia la cabeza, en la dirección opuesta a aquella en la que las patas traseras estarían si el conejo pateara.

Puede ser útil arrodillarte para acercarte al conejo de forma que no tengas que inclinarte y levantarlo. Colócate en el suelo con el/la conej@.

Usa el enfoque adecuado:

Es mejor levantar a un/a conej@ ya sea desde una jaula que se abra en la parte superior o de un área confinada en tu casa. Puede ser mucho más difícil levantarl@ desde una jaula que se abra por un lado. L@s conej@s a menudo correrán y se esconderán cuando uno se les acerque, así que tratar de coger a un/a conej@ en una habitación con muchos muebles también será difícil.

Al retirar a un/a conej@ de una jaula que se abre por un lado o por la parte delantera, hazlo de forma que las patas traseras sean las primeras en salir. De esta forma, si se te salen de la mano, regresarán a la jaula y no irán hacia el suelo.

Usa una mano para mantener la cabeza del conejo lejos de ti, hacia la parte trasera de la jaula, mientras sujetas el cuerpo suavemente. La otra mano se usa sobre los cuartos traseros del/la conej@ para ¨apretujar¨ las patas traseras hasta formar el agarre en forma de ¨pelota¨. Luego, levanta el/la conej@ hacia afuera, con las patas traseras hacia ti, y colócal@ debajo de tu brazo de forma que la cabeza tenga un lugar para esconderse.

Si estás sacando al/la conej@ de una jaula que se abre por la parte superior, puedes usar la misma técnica. Solo recuerda no colgar al/la conej@ por el cogote ni de las orejas.

Si es un/a conej@ bien manipulad@ y tranquil@, es probable que puedas llevarl@ de forma segura con una mano debajo de su pecho y una apretujando los cuartos traseros sin sujetar el cogote ni las orejas.

Sé consciente de que, si el/la conej@ siente que se puede caer, luchará y pateará e intentará bajarse. Si esto sucede, coloca al/la conej@ de regreso en su jaula y vuelve a sujetarl@, con cariño y paciencia.

Convence al conejo de salir de un escondite sin arrastrarlo.

Si tu conej@ tiende a correr a esconderse debajo de los muebles, convéncel@ de que salga usando una golosina o su ración de pienso, antes de intentar manipularlo. Mejor aún, organiza el área para evitar que el/la conej@ pueda escaparse y esconderse de forma que no tenga acceso a escondites que te sean difíciles de acceder. Trata de usar un parque de ejercicios para practicar ahí, de todas formas déjale un área lo suficientemente grande como para dar saltos a su alrededor.

Nunca empujes las patas o la cola de un/a conej@ para hacer que se acerque a ti. Nunca sujetes a un conejo por el cogote ni las orejas, ni lo dejes colgando por el cogote o las orejas. Esto le ocasionará lesiones.

Busca señales de advertencia de que el conejo no te permitirá que lo manipules.

Si un/a conej@ golpea una pata trasera cuando te acercas, sé consciente de que esta es una señal de advertencia de que estás en su territorio y de que no está entusiasmado con tu presencia. El conejo puede ser más difícil de manipular, así que debes estar preparad@.

Nuevamente, recuerda usar el parque de ejercicios u otra área para ayudarte a controlar el acceso del/la conej@ a escondites y permitirte encontrar y manipular al/la conej@ más fácilmente, por lo tanto, más seguro para ell@s.

¿Os ha gustado, os ha servido para darle más bienestar a vuestr@ compañero?

 

En los Dardiconsejos, tenéis un Videoconsejo sobre cómo cortarle las uñas y una muy buena Conemami, Lucía, hace una demostración de cómo sujetarl@s y manipularl@s con su principe Gusgus.