cuidadoinsect

He decidido escribir este artículo, porque en los últimos días, varias personas me han venido a preguntar por cómo desparasitar externamente a los conejos, cobayas, vamos, pequeñas criaturas.

Lo que ha hecho que mis alarmas saltasen, es cuando me comentan que han echado un spray de casa jardín a una pobre conejita por recomendación de una tienda especializada de animales.

La aplicación correcta de insecticidas especializados para conej@s no conlleva ningún riesgo para su salud, ya que estos están perfectamente testados en sus usos más frecuentes, sin embargo en ocasiones y diversos motivos si se aprecian intoxicaciones, es mayoritariamente asociadas a un uso incorrecto de los productos o no aptos para ell@s.  Voy a presentaros algunas situaciones concretas, por si os pasa o conociéndolas, evitarla.

Aplicación de insecticida tópico a dosis elevadas

Hay productos en el mercado, principalmente para tratar parasitosis externas como son las sarnas, que se diluyen en agua y se aplican en los animales directamente, pipetas, principalmente de forma tópica directamente sobre el proceso o zona afectada. Es el ejemplo de las sarnas auriculares, donde las diluciones varían, pero generalmente son dosis bajas, alrededor de pocos gramos o milímetros de producto por litro de agua, si no están ya preparadas.

Cuando la dilución se realiza a ¨ojímetro¨, suele ocurrir que la dosificación se multiplica y acabamos obteniendo una dilución mucho más elevada, en concreto en un caso supe de unas 20 veces superior a la dosis recomendada.

Por eso es mejor utilizar antiparasitarios ya preparados y específicos para la criatura a tratar.

Aplicación por error en el agua de bebida

Si, efectivamente, administración en el agua de bebida a los animales, que aunque parezca una situación puramente subrealista es mucho más frecuente de lo que parece.

Conozco varios casos diagnosticados por veterinarios amigos, como EL BOSQUE, especialistas en exóticos.  Las familias insistían de que el frasco de insecticida contenía un medicamento pero que se solucionó al dejar de aplicar.

En estos casos son casi siempre por confusión con antibióticos que tienen un frasco muy similar y que no se encuentran correctamente ordenados. La experiencia es básica para entender que cada frasco tiene que tener su ubicación en los armarios adecuados y que nunca se deben mezclar en el armario, así como observar siempre el nombre del frasco y en ningún caso dar por sentado que el frasco contiene lo que creemos que contiene.

Baño excesivo de los animales con insecticida

Cuando por motivos de plagas descontroladas de moscas, mosquitos, etc,  se procede a una fumigación o nebulización con excesivo producto en el ambiente, mojando a los animales y sobretodo los bebés lactantes. Los animales presentan letargia combinada con convulsiones y una estabilidad motriz totalmente deficiente, cayéndose de lado continuamente alternando con estremecimientos o convulsiones que parecen tiriteras.

En cualquier caso, si vemos que nuestro compañero animal, muestra síntomas fuera de lo normal, y se ha echado algún producto en el ambiente, hay que acudir rápidamente a una/un veterinari@ ya que son muy delicados.

Insecticidas no aptos

Los insecticidas normales para nuestras casas NO pueden utilizarse en animales, ya que es tóxico y puede causar la muerte o graves problemas respiratorios.

Espero haberos, por lo menos, levantado las antenitas ante este tipo de situaciones y así proporcionarles mayor bienestar.