Consejos, de cómo cuidar una tortuga de agua.

images (4)

Las tortugas de agua son más pequeñas que los ejemplares de tierra, pero se mueven con mayor rapidez que ellas. Las de agua no son iguales que las marinas. Éstas no tienen las patas convertidas en aletas y no son tan buenas nadadoras, pero sin embargo, sus dedos están unidos por membranas que les permiten nadar con facilidad.

Son animales muy longevos, suelen vivir de 10 a 20 años, excepto la tortuga de Florida que tiene una esperanza de vida de 40 años.

Lo característico de estos animales es su caparazón dorsal unido a ellas por las costillas. Es imposible separar a una tortuga de su caparazón. Otra peculiaridad es que a pesar de no tener dientes, pueden morder.
Tienen una boca puntiaguda recubierta por una membrana muy dura, que en el caso de las tortugas grandes provoca que su mordida llegue a ser peligrosa.
Su cuello es muy largo y flexible. Pueden estirarlo o recogerlo para resguardarse o atacar. Tienen dos sistemas respiratorios. Por un lado, tiene un conjunto de pulmones que les permite respirar fuera del agua (ya que no siempre se encuentran en el agua). Además, cuentan con uno parecido a las branquias que son unos pequeños vasos sanguíneos que les permite coger el oxígeno necesario del agua. Aunque pueden llegar a estar dos horas bajo el agua, necesitan respirar aire de vez en cuando.
Aunque no necesitan excesivos cuidados, hay que tener en cuenta los siguientes consejos:
  • Elige una pecera lo suficientemente amplia para permitir que la o las (mucho mejor si tienes dos) tortugas estén cómodas, siempre tomando en cuenta que crecerán. Además ten en cuenta que debe haber un área de tierra para que la tortuga salga a descansar o tomar el sol.
    images (5)
  • El espacio destinado al agua debe tener una profundidad suficiente como para que el animal pueda nadar cómodamente, actividad que las tortugas de agua adoran. Por eso no escatimes en tamaño cuando elijas la pecera o es probable que más adelante debas cambiarla.
  • Intenta ubicar a tu tortuga en un espacio del hogar en el que pueda recibir la luz del sol en algún momento del día, pues la requieren para tener sus huesos y caparazón saludable. Si no es posible conseguirlo porque tu casa no se presta para ello o porque vives en una ciudad mayoritariamente fría o con poco sol, entonces adquiere las lámparas que imitan este tipo de luz, pues éste requisito es indispensable para que tu tortuga crezca saludable.
  • Así como en el caso de los peces, las tortugas también requieren que el agua tenga una temperatura regulada de entre 26 y 28 grados para crecer adecuadamente, pero además debes asegurarte que la temperatura de su entorno no baje de 25 grados lo que se puede lograr con una lámpara para ambientar, de lo contrario cuando salgan al área de tierra habrá un cambio demasiado brusco que con el tiempo podría afectar su salud.Como vamos viendo, es muy importante preparar con cuidado todo el hábitat de la tortuga de agua con el fin de garantizar su adecuado crecimiento.
  • El agua requiere además de un cuidado importante: siempre debe estar limpia para evitar enfermedades. Una buena forma de conseguirlo es instalar un filtro o entonces cambiar el agua con una mayor frecuencia, que dependerá básicamente de cada tortuga y de la velocidad con la que ensucien su espacio (controlando la cantidad de comida que le sobra, evitaremos que el agua se ensucie en exceso).
  • Las tortugas son omnívoras, es decir que comen de todo, pero es importante nunca darles platos preparados para el consumo humano pues están cocinados y además llevan sal y especias, lo que no es adecuado para estos animales.
  • Las tortugas de agua, son animales particularmente glotones por eso debes estar muy atent@, sin embargo es necesario vigilar que ese alimento sea el adecuado para sus necesidades nutricionales. Cuando son pequeñas comerán tres veces al día mientras que las adultas de tres a cuatro veces a la semana.
  • La salud de las tortugas de agua depende en parte importante de tres factores:
    1. Que reciban una adecuada luz solar
    2. Que se alimenten bien
    3. Y que su pecera esté siempre limpia
  • Recuerda que aunque estos animales no salgan a pasear o no puedan jugar contigo igual que otro tipo de mascotas, también requieren de atención y cuidado para crecer saludables.

En el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar, te invito a que la lleves a un/a veterinari@, siempre, especialista en exóticos.

Espero que con estos consejos, tu compañer@ tenga una mejor calidad de vida. Y no olvides, que también puedes adoptar tortugas de agua.