Qué mejor, después de una buena manicura y pedicura, unos cuantos mimitos y juegos con el amoroso GUS GUS.

Es magnífico ver criaturas tan bien cuidadas y atendidas.

¡Gracias Lucía por ser tan buena conemami!