¿Tu gato no usa el arenero? ¡Aquí van algunos consejos!

 

En ocasiones es posible que nuestr@ gat@ no utilice su arenero. ¿Por qué sucede esto?, ¿está enfermo?, ¿no le gusta su arena? ¿Qué podemos hacer para evitar que esto suceda?

Si nuestro minino no va a su arena, images (1)podemos encontrarnos ante una de estas posibilidades:

Si no está esterilizado, es posible que trate de marcar su territorio mediante la orina.
Puede ocurrir que su caja no sea de su agrado, su tamaño no sea el adecuado o su ubicación haga que no se sienta tranquil@ o segur@ a la hora de utilizarla. En ocasiones l@s gat@s rechazan utilizar la arena debido a su textura, o las perfumadas debido a su olor. En las casas con vari@s gat@s debemos disponer de un número suficiente de areneros. Es imprescindible su mantenimiento y una limpieza adecuada, pues nuestr@ gat@ puede evitar hacer sus necesidades en ella si está sucia.
Ciertas enfermedades, como la cistitis, infecciones del tracto urinario, obstrucciones o presencia de cristales, pueden provocar que un gato orine fuera de su caja.
La sensación de inseguridad, puede ser la causa de que nuestr@ minin@ prefiera hacer sus necesidades en otro lugar que no sea su arenero. Esto puede ocurrir en situaciones de estrés tales como mudanzas o la introducción de otros animales en casa.

Sabiendo qué es lo que está causando el problema, será más fácil para nosotros elegir la solución adecuada.

Mantener siempre su arena limpia y elegir aquélla que nuestro gato acepte más fácilmente.
Proporcionar un número suficiente de areneros si conviven vari@s gat@s, y situarlas en un lugar tranquilo donde se sientan segur@s.
Asegurarnos de que la caja sea al menos tan larga como el cuerpo del gato y lo suficientemente amplia como para que pueda dar la vuelta fácilmente.
Comprobemos que los lados de la caja no sean demasiado altos. Esto es particularmente importante para los gatit@s y gat@s mayores que pueden tener artrosis.

¡Espero que os sirva de ayuda!
¡Buen día!